Yucatán:

Loading
El ejercicio físico aumenta el nivel de energía del organismo y proporciona sensación de bienestar.

El mejor tratamiento de belleza, Lavarse la cara

Los dermatólogos lo tienen claro: lavarse la cara de forma adecuada es el mejor tratamiento de belleza que podemos regalarle a nuestra piel. Ni liftings ni inyecciones de colágeno, el secreto de una piel radiante reside en la higiene facial. Un hábito tan sencillo como lavarnos la cara es fundamental para mantener la piel libre de impurezas y el primer paso para lucir un cutis perfecto.

Por ello, los expertos recomiendan la limpieza facial con agua y jabón al menos dos veces al día, especialmente antes de dormir. Los dermatólogos insisten en que lavarse la cara por la noche es el mejor tratamiento de belleza, ya que de esta forma garantizamos que los poros de nuestra piel 'descansen' ocho horas de la contaminación e impurezas que agreden nuestro cutis a diario. Los expertos aconsejan no irse a la cama sin haber dedicado unos minutos a nuestra higiene facial e insisten en que, incluso si no se usa maquillaje, debemos lavarnos la cara todas las noches.

Pero, ¿cuál es la mejor forma de llevar a cabo este sencillo ritual de belleza? Cada detalle es importante: desde la temperatura del agua o el tipo de jabón, pasando por la toalla que utilicemos para secar nuestro rostro.

Para obtener los mejores resultados, los dermatólogos recomiendan utilizar agua templada, ya que la fría podría resecar demasiado la piel. Eso sí, una vez lavada, es conveniente dar una última pasada con agua fría para cerrar los poros.

Con respecto al gel limpiador, lo ideal es utilizar un jabón neutro, con el mismo PH que la piel, es decir, 5.5. Aunque si nuestra epidermis es muy grasa, el PH puede ser menor. Asimismo, se aconseja emplear un limpiador específico en caso de sufrir acné o tener la piel sensible.

En cuanto a la cantidad de gel, el tamaño de una moneda será suficiente para limpiar a fondo el rostro, utilizando siempre movimientos circulares. Durante este proceso podemos emplear tanto los dedos como una toallita, aunque si la piel es seca o sensible es mejor utilizar sólo nuestras manos.

Es importante no frotar la cara, ya que en casos de acné puede ser contraproducente. Además, hay que tener especial cuidado con los ojos, ya que la piel de los párpados es la más sensible del cuerpo.

En cuanto al secado, los dermatólogos señalan que debe realizarse delicadamente. Debemos acariciar el rostro, nunca frotarlo, y utilizar siempre una toalla limpia libre de bacterias. Antes de aplicar cualquier crema, es recomendable esperar 15 minutos, ya que, según advierte la Academia Americana de Dermatología, hacerlo antes puede causar irritaciones en la piel.

por eleconomista.es

Compartir