Yucatán:

Loading
"El cerebro tiene 1000 millones de neuronas"

Prácticas tradicionales de la cultura maya en la salud mental

En Yucatán se han logrado grandes avances para fortalecer la atención contra la violencia a las mujeres indígenas en el área de trabajo social, salud mental, atencion jurídica y en otros rubros de infraestructura, pero todavía queda camino por recorrer, consideró Diana Canto Moreno, delegada estatal de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI).
Entrevistada en el marco del programa de actividades del Día Mundial de la Salud Mental, que este año lleva por lema “La depresión, una crisis mundial”, la funcionaria comentó en los seis años de la actual administración federal hoy se ha incidido en temas que antes no se tocaban para la perspectiva indígena, como el de salud mental y la equidad de género.
Dijo que se han tenido avances en proyectos productivos con mujeres, “algo para sentirse orgullosos de lo que se hace en el estado”, lo mismo que en el diseño de estrategias interdisciplinarias para el fortalecimiento integral para la atención de la violencia en comunidades indígenas mayas de Yucatán.
La CDI ha trabajado proyectos con la Secretaría de Salud, así como en el Módulo de Especializado de Atención a la violencia familiar y sexual de los Servicios de Salud en Tizimín, y en la Casa de la Mujer Toj Oolal Puskdi ik aal, en San Antonio Sihó, Halachó. Los ejes acción abarcan también la capacitación a promotores de unidades de salud con mayor población maya hablante.
Entre otras cosas, anticipó que la próxima semana está prevista una reunión sobre la Ley Indígena a fin de realizar una consulta y diagnóstico actual sobre qué comunidades indígenas hay en Yucatán.
Diana Canto recordó que actualmente la CDI ya cerró sus programas para la entrega recepción, pero dejará una cartera de proyectos para que el nuevo gobierno federal los considere en el próximo presupuesto anual.
En cuanto a la situación de la comunidad maya del estado, la delegada de la CDI subrayó que en materia de infraestructura se ha avanzado, en materia de agua potable, carreteras y electrificación, pero hacen falta grandes proyectos en el campo.
“Necesitamos detonar el campo, involucrar a más instituciones estatales, federales y municipales y cuidar que el pueblo maya no pierda la cultura y la lengua, que son la base de su esencia”, agregó.
El evento por el Día Mundial de la Salud Mental fue organizado por los Servicios de Salud de Yucatán en la cancha del área psicosocial del Hospital Psiquiatrico.
Encabezó la ceremonia el Dr. Ariel Lugo Rodríguez, director de Salud Mental, quien en su mensaje destacó que hoy día la depresión ocupa uno de los primeros lugares en la lista de enfermedades incapacitantes, pues afecta a más de 350 millones de personas de todas las edades y comunidades y contribuye de modo significativo a la carga mundial de morbilidad
Asimismo, agradeció a la CDI el trabajo coordinado que en los últimos tres años se ha realizado con la dependencia en material de salud mental.
Como parte de la ceremonia ambos funcionarios entregaron reconocimientos a los Aj Men Tiburcio Can May y Edgar Peraza, quienes abrieron el programa con una ceremonia maya.
Acto seguido se presentó el grupo de Niños Percusionistas de Ixil, del Taller de Música Autóctona Maya de la CDI, quienes interpretaron los temas Chinito Koy koy, Ixileña, Atabales y El orgullo del chicozapote armados con flautas, carpachos, tunkules y tamboras.
Además de los niños se presentaron mujeres con habilidades de sobadoras y 16 instituciones ofrecieron información de los proyectos y servicios que se brindan a la población indígena con relación a la prevención de violencia, así como desarrollo humano, derechos humanos y productivos, entre ellas la CDI, el Indemaya, CICY, UTM, DIF Municipal, CIJ, la CODHEY, Mundo y Conciencia A.C y la Fundación Cultural para el Desarrollo y la Expresión Artística.
El objetivo del evento fue promover la salud mental desde la revalorización de los conocimientos y prácticas tradicionales de la cultura maya y fomentar a la inversión institucional, comunitaria y personal a favor del bienestar integral, con la participación de instituciones gubernamentales, educativas y sociedad civil.

por Coordinación de Prensa y Medio

Compartir