Yucatán:

Loading
"El cerebro tiene 1000 millones de neuronas"

Qué es la Psoriasis y cuál es su tratamiento

Inflamación, enrojecimiento y escamación de la piel. Son los signos más comunes de la psoriasis. La psoriasis es una enfermedad inflamatoria en la que el sistema inmunitario "se comporta de manera errónea", explica Miquel Ribera, dermatólogo del Hospital Universitario Parc Taulí de Sabadell y asesor médico de Acción Psoriasis, asociación española de pacientes de psoriasis


Esta organización lucha por la discriminación que sufren muchos pacientes de esta dolencia pues, aunque no es contagiosa, "las enfermedades de la piel suelen producir mucho rechazo", recuerda el doctor Ribera. Tratamientos Aunque no se cura, ya que es crónica, hoy en día la psoriasis cuenta con multitud de tratamientos "para frenar la inflamación", comenta el dermatólogo. Quienes presenten síntomas deberán acudir a un médico especializado para que les indique una terapia personalizada ya que, lo que funciona en unos casos puede no hacerlo en otros. Terapia tópica La aplicación de cremas sobre la piel, es decir, la terapia tópica, está indicada para personas con psoriasis leve. El diagnóstico se realizará "según la extensión, la localización y el grado de intensidad de las lesiones", explica el doctor Ribera. Fototerapia La fototerapia consiste en la exposición de luz ultravioleta. Se puede hacer de forma natural - tomando el sol - o bien con cabinas de fototerapia con luz ultravioleta de tipo A (UVA) o B (UVB). Está indicada para la psoriasis moderada. La climatoterapia o helioterapia (exponerse al sol) es el tratamiento ideal para los meses de verano, incluso muchas cabinas de fototerapia cierran, porque no son necesarias.


Si bien resulta beneficioso en la mayoría de casos, "un 5 o 10% de los pacientes con psoriasis empeora con el sol", comenta el doctor Ribera. Asimismo advierte que una exposición prolongada al sol puede aumentar el riesgo de cáncer de piel, "sobre todo en pieles claras". Tratamientos sistémicos Los tratamientos sistémicos, aquellos en los que las sustancias viajan por la corriente sanguínea para llegar a las células afectadas, son administrados con psoriasis moderada y grave. El médico recetará pastillas o, en los casos más graves, tratamientos biológicos en forma de inyecciones. Cuidado diario Además del tratamiento indicado por el médico, el paciente puede adoptar hábitos para mejorar su psoriasis. Mantener un peso indicado, huir del estrés, hacer ejercicio y llevar una dieta equilibrada aliviarán los síntomas de la enfermedad.

Ejercicio físico La actividad física no solo contribuye a mantener un peso correcto, también es un buen método para liberar el estrés. De esta forma, el ejercicio físico combate dos de las causas de la psoriasis. Dieta equilibrada Una dieta abundante en vegetales y frutas, "de tipo mediterránea" ayuda a mejorar el estado de la piel, explica el dermatólogo. Es aconsejable reducir el consumo de carne y lácteos y beber al menos dos litros diarios de agua y líquidos para mantener el cuerpo hidratado. Son recomendables los alimentos ricos en provitamina A o betacarotenos, antioxidantes y minerales como el magnesio, zinc y selenio, ya que contribuyen a mantener hidratada y protegida al piel. Algunas de las verduras con estos elementos son la zanahoria, las espinacas, el pimiento, la calabaza o el brócoli. Además de los albaricoques, el aguacate o el melocotón, muy populares en la época estival.


Por su parte, el omega 3, que se encuentra en el aceite de oliva virgen, el pescado azul, el marisco o la yema de huevo, es un gran antiinflamatorio. Los vegetarianos podrán sustituir la ingesta de pescado por semillas, frutos secos, algas comestibles y legumbres. Higiene El doctor Ribera aconseja usar jabones de ducha y champús "no agresivos" y "aplicar siempre crema hidratante" después de salir de la ducha, para mantener la piel sana. Hábitos tóxicos El dermatólogo avisa que si hay obesidad se debe adelgazar, pues el sobrepeso "contribuye a que la psoriasis empeore". Además, señala que el nivel de estrés elevado, el tabaco y el alcohol son dañinos para la enfermedad.


El tabaco, por sus sustancias inflamatorias, empeora las lesiones mientras que las bebidas alcohólicas dificultan el trabajo del hígado, más exigido en las personas con esta afección. El verano La estación de calor es una época muy beneficiosa para las personas con psoriasis. En las vacaciones el nivel de estrés disminuye, es más fácil tomar sol y la humedad ambiente de las zonas costeras alivia la piel seca. También es una buena oportunidad para aumentar el consumo de frutas y verduras, para beber mucha agua, hacer ejercicio en la playa y, ¿por qué no? incluso para dejar de fumar.

por 20minutos.es

Compartir